Tras el conocimiento que hemos tenido respecto de la reactivación de la actividad parlamentaria, desde Autismo España consideramos que es fundamental que se amplíen los plazos de enmiendas del Proyecto de ley orgánica por la que se modifica la ley orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de educación , en tramitación, puesto que la situación de excepcionalidad que estamos viviendo no permite hacer las aportaciones con la normalidad que una Ley, de suma importancia como esta, requiere. En este sentido, solicitamos al Ministerio de Educación y Formación Profesional que atienda las numerosas aportaciones que realizamos respecto de las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA) y sus familias, y que con los plazos que se establecieron, los cuales se vieron afectados por el Estado de Alarma por el COVID19, pueden correr un importante riesgo de no tenerse en cuenta. Más aún cuando según cifras oficiales, por lo que respecta al ámbito educativo, de los 217.275 alumnos con necesidades educativas especiales que hay en el sistema educativo, cerca de 40.000 tienen diagnosticado TEA. Aunque si atendemos a las cifras de prevalencia internacionales, en España se estima que hay alrededor de otros 45.000 alumnos con TEA sin diagnosticar debido a las importantes deficiencias que los sistemas de detección y diagnóstico tienen actualmente en España Es necesario tener en cuenta que el número de nacimientos de niños/as con TEA se sitúa en España alrededor de los 4.200 anuales, lo que nos permite afirmar que es el trastorno infantil más prevalente (mayor que la diabetes, cáncer y VIH juntos), y por lo tanto de total relevancia a la hora de tener en cuenta sus necesidades y especificidades para el desarrollo de acciones, políticas y recursos. Desde nuestro colectivo, en consonancia con la Estrategia Española en TEA, aprobada por el Gobierno en 2015, que contó con el consenso de todos los grupos parlamentarios de nuestro país, consideramos que es fundamental, para dotar de soluciones a los importantes problemas...

Mantener una rutina regular en casa durante el estado de alarma es clave para las personas con TEA. El ser humano ha sobrevivido a lo largo de los siglos por su capacidad de adaptarse al medio y, gracias a ello, también ha logrado subsistir en entornos tan amenazantes como las regiones polares, el mundo submarino o el espacio. Entonces, ¿cómo no vamos a ser capaces de quedarnos en nuestra propia casa? En circunstancias normales, no debería ser un gran problema. Las personas tenemos recursos de sobra para moldear nuestras rutinas y enfrentarnos a situaciones de estrés como la que vivimos actualmente. Sin embargo, «hacer esto es algo especialmente difícil para las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA)», expresa Ruth Vidriales, directora técnica de Autismo España, «pues una de las características nucleares que definen este tipo de trastorno es la inflexibilidad en los patrones de comportamiento y de pensamiento, y eso hace que les resulte muy difícil adaptarse a los cambios en su entorno y su cotidianeidad». El TEA se manifesta de forma distinta en cada persona. Así, por ejemplo, algunos individuos pueden presentar una discapacidad intelectual asociada, mientras que otros tendrán capacidades intelectuales situadas en el rango medio de la población o, incluso, superiores al mismo. Este matiz es importante porque es uno de los aspectos de los que depende que en unas familias con algún miembro con TEA la cuarentena se esté viviendo de manera más natural y llevadera que en otras. «Si tienen limitadas las capacidades cognitivas les puede afectar mucho más, al no poder entender y racionalizar la situación, algo que necesitan todas las personas para adaptarse a circunstancias nuevas, imprevistas o desconocidas», señala la doctora Mara Parellada, psiquiatra especialista en TEA de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP). Unas 450.000 personas presentan Trastorno del Espectro Autista en España, aunque no existen censos oficiales De hecho, el confinamiento puede provocar alteraciones conductuales en algunas personas con autismo: aumenta sus niveles de estrés...

Artículo extraído de Neurociencia, blog de José Ramón Alonso, en donde organiza toda la información con base científica sobre el MMS y el dióxido de cloro. Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor. Los defensores del MMS han tenido a bien colocar mi artículo El negocio del MMS: la sustancia tóxica que ni cura el coronavirus ni nada  como el más leído entre los que hemos escrito los profesores de mi universidad que colaboramos en The Conversation. También han conseguido que este blog, donde publiqué mi post original sobre el MMS,  aumente considerablemente el número de visitas, superando los 10.000 lectores al día, cosa que también les quiero agradecer. Para corresponder a su amabilidad, y a sus insultos, lo mejor que puedo hacer, creo, es explicar porqué nadie debe poner en peligro su salud y a los que lo comercializan, recordarles que vender un producto tóxico y prohibido como si fuera un medicamento es un delito y que terminarán, antes que después, en manos de la justicia. También creo que llegan a este blog personas preocupadas intentando buscar información de buena fe. A algunos es imposible convencerles de que la Tierra es redondeada, pero a la persona libre de prejuicios, con la mente abierta a aprender se puede intentar darle argumentos y confiar en que la información pueda ser de utilidad. En este post intento organizar información sobre el MMS y el dióxido de cloro para las personas interesadas. Intentaré irlo completando y actualizando. Las personas que quieran aportar datos con base científica son bienvenidas. Si estoy equivocado en algo, estoy dispuesto a revisarlo y corregirlo. No tengo conflicto de intereses, no vendo nada y no trabajo en la industria farmacéutica, trabajo en la educación pública. Estas lejías son productos útiles, son potentes desinfectantes, biocidas, que ayudan a eliminar microbios del suelo (pasando la fregona, por ejemplo), echándolas en el agua de la piscina o de una depuradora o aprovechando que algunas son gases para...

Gracias a las personas que marcan la casilla 106 de Actividades de Interés Social en su declaración de la renta, las ONG desarrollaron en 2019 diversos programas dirigidos a la infancia y familias que han ayudado a mejorar la vida de 65.423 niños y niñas. Ellas y ellos son los beneficiarios potenciales de los programas de carácter estatal gestionados a través del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, gracias a las personas que marcan la casilla solidaria de la renta. Más de dos millones de niños y niñas, así como sus familias, se encuentran en riesgo alto de pobreza y exclusión social en nuestro país, tal y como se recoge en el último informe de Save the children “Familias en riesgo”. En él, se analizan los hogares donde hay niños y niñas para ver “cómo son esas familias, cómo viven, en qué entornos y de qué manera les afectan los factores de riesgo de pobreza o cuáles son los factores que las protegen.” De este modo, se ha identificado cuatro perfiles representativos de las familias en España con menores a su cargo que están riesgo: las familias con abuelos (688.058 hogares), los hogares con adultos de origen migrante (85.276 hogares), las madres solas en situación de pobreza (56.019 hogares) y las familias precarias en grandes ciudades (21.578 hogares). Además el indicador AROPE corrobora que la pobreza infantil afecta en España a 1 de cada 3 menores, es decir a 2,2 millones de niños y niñas. La pobreza infantil en España es un problema estructural, algo que también denuncia la Plataforma de Infancia, que en el contexto actual, propone al gobierno 100 medidas para proteger a la infancia en la crisis del COVID-19. Además, también se ha sumado al mensaje de unidad que las ONG están lanzando con la campaña de la “X Solidaria”: se puede ayudar a millones de personas sin salir de casa marcando Fines Sociales en la declaración de la renta....

«Son más de 3.000 personas en España y unos 180 niños en Ibiza -179 según las cifras de 2008 dadas por la Unidad de Salud Mental- prácticamente invisibles para las instituciones». Así describió Mirela Maximet, la madre de un niño con autismo llamado Carlos, la situación en la que se encuentra el colectivo de los afectados por el Trastorno del Espectro Autista (TEA) -que engloba también a niños con Asperger, por ejemplo-, cuyos integrantes también se mantienen en casa debido al coronavirus «como unos campeones». Maximet es rumana, pero está casada con un ibicenco. Su hijo es español y, pese a su juventud -ocho años-, a su especial predisposición y a que debido a ello tiene permitido salir a la calle es consciente de que no debe hacerlo. «Cuando le pregunto si le apetece dar un paseo, me contesta que se tiene que quedar en casa como todos sus compañeros», explicó. Eso él lo sabe porque el último día de colegio antes de decretar el estado de alarma los alumnos recibieron una charla sobre las pautas que hay que seguir para combatir el coronavirus. Pese a todo, el jueves, como Carlos estaba un poco nervioso, dieron un pequeño paseo de apenas diez minutos por las calles de alrededor de su casa. También hacen con frecuencia videoconferencias con los amigos y algunos días, como ayer, pasan las tardes disfrutando gracias a los juegos de mesa. Cada 2 de abril celebran el Día Mundial del Autismo con globos y camisetas azules -el color que lo representa- o buscando tiendas con escaparates decorados con globos o ropa azul. Este año, sin embargo, debido a lo extraordinario de la situación, Maximet se decidió a buscar algo innovador que hacer. Así, su amigo el modelo Enrique Viena, quien participó en la pasada edición del Ibiza Inclusion Fashion Day, la puso en contacto con una amiga en Protección Civil de Sant Antoni. A través de ella, Maximet consiguió que un destacamento de...

La crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 está afectando especialmente a las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA) y a sus entornoso familiares y profesionales en tres áreas: la concienciación social, la atención sanitaria y la dotación de recursos. Concienciación social En el caso de las personas con autismo, el impacto del confinamiento está siendo significativamente mayor. El estado de alarma ha implicado cambios sustanciales en su vida cotidiana y la necesidad de adaptarse rápidamente a una nueva realidad, algo que es especialmente difícil para las personas con TEA  que requieren rutinas estables y predecibles y presentan dificultades para adaptarse a los cambios en su contexto, por mínimos que sean, debido a la rigidez de comportamiento y de pensamiento propia del trastorno del espectro del autismo. Por todo ello, y para intentar aliviar el impacto del confinamiento y preservar su bienestar emocional, el pasado 19 de marzo, el ministerio de Sanidad aprobó una Instrucción aclaratoria que permite a las “personas con discapacidad, que tengan alteraciones conductuales, como por ejemplo personas con diagnóstico de espectro autista y conductas disruptivas” salir a la calle. Por supuesto, siguiendo siempre y de forma extremadamente rigurosa las recomendaciones establecidas por las autoridades sanitarias para evitar los contagios. Pese a tener reconocido ese derecho, muchas personas con TEA han sido objeto de increpaciones cuando han salido a la calle a dar estos pequeños paseos, solas o acompañadas.  La sensibilización y concienciación de la población en general, sobre el derecho que asiste al colectivo en este sentido, pero también sobre su realidad diaria más allá del momento excepcional de crisis sanitaria, ha sido y sigue siendo una de nuestras labores diarias ya que estas situaciones no hacen más que agravar las dificultades sociales que de por sí tienen las personas con autismo. Atención Sanitaria: detección y hospitalización Pero una de las consecuencias del COVID-19 que más nos preocupa es la detección y hospitalización de las personas con TEA. Cada vez son más...

El próximo 2 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. La Asamblea General de las Naciones Unidas instauró en 2007 este día para poner de relieve la necesidad de contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA), para que puedan llevar una vida plena y gratificante como parte integrante de la sociedad. En este sentido, el movimiento asociativo del autismo en España, en coordinación con Autismo Europa, desarrolla una campaña de concienciación que pone el foco en dos áreas fundamentales para la inclusión y mejora de la calidad de vida del colectivo TEA: la educación y el empleo. De ahí que se haya elegido como lema “Puedo aprender. Puedo trabajar” y, como imagen de la campaña, varias manos sosteniendo diferentes herramientas y utensilios, que representan las habilidades y capacidades de cada persona. Además, la imagen se presenta en cinco colores diferentes, reflejando así la diversidad existente dentro del espectro del autismo.   Atendiendo a este lema, los principales objetivos de la campaña del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo 2020 son: Aumentar la concienciación sobre el autismo en la sociedad y promover una mejor comprensión del trastorno para incluir y apoyar a las personas con TEA. Mejorar el acceso a la educación y el empleo para el colectivo. Conseguir el compromiso de los representantes políticos para hacer efectivos los derechos de las personas con TEA en estos dos ámbitos principales. Situación de las personas con TEA en España en materia de educación y empleo Los datos obtenidos del registro sociodemográfico que Autismo España comenzó en el año 2015 ponen de manifiesto que ha habido un considerable incremento del alumnado escolarizado con TEA identificado en los últimos cinco años: de más del 118% entre los cursos 2011-12 y 2017-2018. Además, el alumnado con TEA tiene un riesgo mayor a ser víctima de acoso escolar y se han detectado índices altos de abandono escolar al finalizar la Educación Secundaria, en comparación con los índices de continuidad del resto del alumnado escolarizado en educación no universitaria. También se ha detectado que no está suficientemente desarrollada la orientación vocacional y las experiencias de prácticas y que no hay...

Ahora que tenemos que pasar más tiempo en casa siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad por el COVID-19, hemos querido recopilar los materiales de ayuda más utiles que hemos encontrado en la red, creados por profesionales de varias entidades de autismo. Los hemos dividido en las siguientes categorías: 1) Consejos y Pautas para Familias sobre cómo organizar las rutinas y actividades en general en los días de cuarentena. https://bit.ly/3ckmp4D   https://bit.ly/2K4Rf5e   http://aetapi.org/autismo-coronavirus/   http://www.autismosevilla.org/blog/claves-sobre-que-hacer-en-casa/   2) Carpeta con multitud de sugerencias de actividades para hacer en casa.   https://bit.ly/3ejgvTj   3) Miscelánea: Cómo explicar el coronavirus a las personas con TEA, cómo explicar la cuarentena, cómo explicar los síntomas etc. https://bit.ly/2K8clj7   4) Material de ayuda para cuando salgamos a la calle y medidas de higiene. https://bit.ly/2XBJs6P   PAULA VILLENA Y LUCÍA ÁLVAREZ https://bit.ly/2RBYg1y   Esperamos que sinceramente que sea de utilidad.        ...

Desde FESPAU os comunicamos la excelente noticia de que a partir de hoy y según se ha publicado en el BOE, "habilitan a las personas con discapacidad, que tengan alteraciones conductuales, como por ejemplo personas con diagnóstico de espectro autista y conductas disruptivas, el cual se vea agravado por la situación de confinamiento derivada de la declaración del estado de alarma, y a un acompañante, a cricular por las vías de uso público, siempre y cuando se respeten las medidas necesarias para evitar el contagio." Así viene recogida en la Instrucción de 19 de marzo de 2020, del Ministerio de Sanidad, por la que se establecen criterios interpretativos para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 que adjuntamos en este email. De tal forma se ha tenido en cuenta la demanda, que desde el movimiento asociativo del autismo, y con la gestión directa de Autismo España y el Cermi Estatal, estábamos haciendo al Ministerio de Sanidad, para que se recogiese específicamente en un documento oficial, que las personas con TEA puedan salir a la calle acompañadas como medida terapéutica y evitar así cualquier tipo de sanción que, sabemos que en algunas ocasiones, se estaban produciendo. En cualquier caso, para evitar posibles problemas de interpretación, desde el CERMI y Autismo España nos han recomendado que portéis en vuestras salidas la siguiente documentación: Certificado oficial de reconocimiento de discapacidad. Prescipción de un/una profesional sanitario o social Copia del Instrucción de 19 de marzo de 2020, del Ministerio de Sanidad, por la que se establecen criterios interpretativos para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19   Informes médicos, psicológicos o sociales complementarios en los que se describan las necesidades individuales y/o la existencia de dificultades conductuales. En el caso de disponer de ellos. Desde FESPAU queremos recordaros que, en la medida de vuestras posibilidades, intentéis salir de casa lo menos posible, y en el caso de hacerlo, extreméis las...

"Nos han deseado la muerte", así denuncian cuidadores de personas con alteraciones de conducta los graves insultos que desde los balcones les han proferido por salir durante la cuarentena por coronavirus. Su paseo diario no es un capricho, es una necesidad médica y quieren que la población sea consciente de este problema. El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado una nueva instrucción del Real Decreto del estado de alarma para permitir salir a la calle a las personas con alteraciones de conducta tales como el trastorno del espectro autista, una demanda que venían haciendo estos colectivos desde el inicio de la crisis del coronavirus. A pesar de ello, son muchos los casos en los que estas personas son increpadas desde la calle y los balcones cuando salen a pasear, según denuncian desde Plena Inclusión España. Lo cierto es que muchas personas no son conscientes de que en nuestro país son casi medio millón de personas con discapacidad intelectual y muchas de ellas necesitan esa "salida terapéutica" por prescripción médica. Además, esas personas tienen que estar acompañadas por una o dos personas para evitar reacciones inesperadas. "Les increpan, les insultan de forma agresiva diciéndoles 'por qué ellos sí y otros no' sin saber su realidad. Estas personas no entienden qué esta pasando y de repente ven a gente gritándoles. Tienen falta de comprensión de la realidad", denuncian. Esta realidad es la que ha sufrido Lara Ortega, trabajadora del la Asociación Pauta de Madrid, que asegura a laSexta que ha sufrido graves insultos cuando ha salido a la calle a pasear con los jóvenes que tiene a su cargo. "Poco a poco los insultos han llegado a ser muy graves, nos has llegado a desear la muerte y a desear que nos infectásemos del coronavirus", explica. "A pesar de que en muchos casos les informábamos de la labor que estábamos haciendo, han seguido insultándonos e increpándonos, ayer fue el día que más insultos recibimos. Acabamos un poco afectados porque...