El CERMI apoya plenamente a la Plataforma del Tercer Sector (PTS) en sus exigencias a la Vicepresidencia Social del Gobierno para que no recorte los fondos sociales estatales en plena pandemia. Apelamos a que se retome el diálogo social por parte de la Vicepresidencia Social del Gobierno y se ofrezca una solución con garantías jurídicas y económicas que asegure la sostenibilidad del sector social de ámbito estatal. La Federación Española de Entidades de Autismo – FESPAU, miembro del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), se suma a la reclamación del CERMI y la Plataforma del Tercer Sector (PTS) al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 para que no debilite al tejido asociativo de índole estatal. El CERMI, como portavoz de la discapacidad en la PTS, ha trasladado a sus entidades, tras la reunión mantenida el pasado miércoles 20 de mayo con el Secretario de Estado de Derechos Sociales, la decisión unilateral por parte del ejecutivo de reducir sustancialmente el tramo estatal de la recaudación del 0,7% del IRPF de interés social, y no dedicar, como exige su Ley reguladora de 2018, la recaudación del 0,7% del Impuesto de Sociedades a fines exclusivamente sociales. Esta reducción supone un castigo a un sector que viene demostrando su capacidad de respuesta ante situaciones de crisis y que en la pandemia que estamos atravesando han sido un factor clave en la ayuda a las personas en situación de vulnerabilidad social. Desde FESPAU se trabaja desde diferentes áreas para garantizar la igualdad de oportunidades de las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) y sus familias con independencia del territorio en el que residan, fortaleciendo el tejido asociativo y las redes de apoyo que se generan gracias a los proyectos desarrollados desde la Federación. Una reducción de los fondos sociales con cargo a la asignación del IRPF y del Impuesto de sociedades pondría en verdadero riesgo la viabilidad y sostenibilidad de dichos proyectos cuyo...

La Plataforma del Tercer Sector (PTS), compuesta por 28.000 ONG, ha denunciado la decisión del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 del Gobierno de España de recortar drásticamente la financiación a las ONG estatales de Acción Social en un momento de crisis devastadora causada por la pandemia.  El papel de las entidades es más esencial que nunca, ya que son ellas las que están contribuyendo, en mayor medida, con sus estructuras y redes al sostenimiento de las necesidades de los colectivos más vulnerables. Así lo ha manifestado el presidente de la Plataforma del Tercer Sector (PTS), Luciano Poyato, tras mantener una reunión con el secretario de Estado de Derechos Sociales, Ignacio Álvarez, y en la que también estuvieron presentes las organizaciones miembros de la propia plataforma. En ella se han abordado temas relacionados con la financiación del Tercer Sector, concretamente con el 0,7% del IRPF de interés social y del Impuesto de Sociedades, para  hacer frente a la crítica situación actual. Poyato ha asegurado que, durante el estado de alarma, cuando los servicios sociales han estado desbordados, las entidades del Tercer Sector de Acción Social han sido factor clave en la ayuda a las personas en situación de vulnerabilidad social y el reconocimiento a esta labor se debería mostrar, en su opinión, con garantías económicas y jurídicas para que puedan mantener la capacidad de respuesta demostrada. Por esto, ha criticado la decisión del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 ya que solo hace, a su juicio, debilitar las respuestas y los instrumentos de las políticas sociales del Estado. Hasta ahora, y tras una resolución del Tribunal Constitucional, el total recaudado a través del 0,7% del IRPF era gestionando en un 80% por las Comunidades Autónomas y en un 20% por el Estado.  Igualmente, la Ley 6/2018, de 3 de julio, de Presupuestos Generales del Estado, dicta que la recaudación a través de la casilla con fines sociales del 0,7 % del Impuesto de Sociedades se debe articular como una convocatoria supraterritorial y en su totalidad debe ir destinada a...

Todas las personas con TEA podrán ser beneficiarias de las ayudas para estudiantes con necesidades específicas que acaba de aprobar el Ministerio de Educación Tras años de trabajo con el gobierno, el Ministerio de Educación responde así a una demanda histórica del movimiento asociativo del autismo Se incluye a todo el alumnado con TEA como beneficiario de estas becas educativas, esenciales para el apoyo específico y de calidad de la educación Autismo España ha conseguido que el Gobierno incluya como beneficiarios directos de las becas de educación a las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA). Por primera vez, aquel alumnado con TEA que no tenga reconocida una discapacidad superior al 33% podrá también acceder a estas ayudas. Hasta ahora, los alumnos y alumnas con TEA han experimentado todo tipo de obstáculos en el acceso a estas ayudas, quedando una gran parte excluidos de las mismas y viéndose por tanto privados de unos recursos de apoyo que resultan esenciales para la proporción de una educación inclusiva de calidad. Ya fuera por la ausencia del certificado de discapacidad (que se concede a partir del 33%), o por la falta de mención específica de “trastorno grave de conducta” dentro de los mismos, se abocaba a las familias a la realización de reclamaciones y recursos que retrasaban y dificultaban la provisión de estos apoyos. Tras años de trabajo con el gobierno, el Ministerio de Educación responde así a una demanda histórica del movimiento asociativo del autismo, consiguiendo la reforma del Sistema Estatal de Becas y Ayudas al Estudio, incorporando por primera vez como beneficiarios a todo el alumnado con trastorno del espectro del autismo. El objetivo de esta reforma es “asegurar la igualdad de oportunidades para todos los estudiantes con independencia de su situación socioeconómica” algo que para las personas con TEA resulta esencial. Los apoyos en el ámbito psicopedagógico y del lenguaje de los que a través de esta convocatoria pueden beneficiarse los y las alumnas con autismo son fundamentales de cara a una adecuada atención educativa, específica...

Las autonomías han optado por no abrir los centros por inseguridad, mientras crece la ansiedad entre unos alumnos muy apegados a sus profesores en las terapias La semana en la que empezó el confinamiento, la gran preocupación de Carlos fue que todos sus alumnos tuvieran equipos para seguir las clases online. Es profesor de un grupo de adolescentes de educación especial en un programa de transición a la vida profesional. “Mis familias están en situaciones muy desfavorecidas y recurren a mí cuando no saben a qué puerta llamar. Una madre desesperada me pidió ayuda. Tenía 80 euros y necesitaba un ordenador. Le encontré uno de segunda mano. Otra alumna se lo compró por Amazon y tuve que instalarle el Windows”, recuerda. Al principio, las clases a distancia fueron suficientes, pero la situación ahora es extrema. “Tengo que intervenir por teléfono para calmarles. Duermen y comen mucho, se pasan horas delante de la tele, se ponen violentos… Las madres, sobre todo, están desesperadas. Así que las familias tiran mucho de medicación. Y para algunos el tránsito a la vida profesional que hacían en el centro era su única oportunidad. Dura un año y medio, y ya casi han perdido medio. Yo sería partidario de que se reincorporen. Al menos a realizar alguna actividad, al aire libre, deportiva… La situación es desesperada e insostenible”, concluye. La dirección y algunos compañeros no ven claro este retorno por inseguro, y por eso este profesor prefiere no dar su nombre. Aunque el Gobierno anunció que los alumnos de educación especial estarían entre los primeros en incorporarse a las aulas en la fase 2 de la desescalada, los consejeros de Educación decidieron el jueves, tras reunirse con la ministra Isabel Celáa, no reanudar las clases por la imposibilidad de garantizar la seguridad. Las familias recibieron la noticia con una mezcla de agotamiento, decepción y resignación: “Si no se pueden asegurar las condiciones adecuadas es lógico que no abran los colegios, pero deberían...

Para celebrar el Día Internacional de las familias hablamos con 4 familiares de nuestras entidades federadas. El Día Internacional de las Familias, se celebra el 15 de mayo de cada año desde 1994 cuando es proclamada oficialmente por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Nace con el fin de concienciar a la población sobre el papel que tiene la familia en la educación y la formación de los hijos desde la primera infancia, y aprovechar las oportunidades de aprendizaje para las distintas etapas de sus vidas. Pero la familia y su significado ha evolucionado y se ha ampliado hasta la época actual donde hablamos de familias en plural. Para delimitar el tema, vamos a interpretar la familia como la unión de personas que comparten un proyecto vital de existencia en común, entendida como unidad de apoyo social y mutuo. Las familias se encuentran en el centro de las interacciones intergeneracionales y son nuestro apoyo durante esta crisis. Es el mayor agente impulsor de desarrollo de después de la propia persona, y si, además, esta persona tiene un diagnóstico TEA (Trastornos del Espectro del Autismo), la familia supone un bastión fundamental en el crecimiento personal y social de esta persona. La crianza de un hijo supone un gran reto. Este reto es aún mayor cuando las necesidades de nuestro hijo son diferentes, como ocurre en el caso de las personas con TEA, teniendo implicaciones en el bienestar emocional de los diferentes miembros de la familia. Los familiares de personas con autismo están expuestos a múltiples retos que tienen un fuerte impacto en el núcleo familiar (emocional, económico y social). En FESPAU hemos entrevistado a 4 miembros de 4 familias diferentes. Todos ellos remarcan la importancia de la familia como principal apoyo, como pilar fundamental en su vida, como el “centro de nuestras relaciones afectivas” como afirma María José, hermana de Pilar (53 años, persona con TEA con necesidad de apoyos muy significativos). Para Rocío, tía de Miriam...

En ARATEA nos estamos preparando para reiniciar las terapias presenciales, con miedo pero con muchas ganas. Si la situación de confinamiento ha sido difícil para toda la población, me atrevería a decir que para las familias con niños con TEA (Trastornos del Espectro Autista) ha supuesto un esfuerzo extra, por varios motivos. Se trata de niños a los que les cuesta entender lo que sucede a su alrededor, y cualquier cambio en sus rutinas provoca un aumento de la ansiedad y sufrimiento emocional, que normalmente tiene una consecuencia: pataletas, berrinches y problemas de conducta como autolesiones o agresividad. Por todo esto creo que la cuarentena, para muchos de nuestros niños, ha provocado un retroceso. Esta situación aumenta en gran medida el nivel de estrés de las familias, ya de por sí alto. Además, con el cierre de los centros educativos y la suspensión de las terapias presenciales, las familias han tenido que transformarse en maestros, psicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas de sus hijos, ya que los profesionales envían tareas para que los padres hagamos con los niños. Y nosotros muchas veces nos enfrentamos a la frustración de darnos cuenta que no tenemos las habilidades necesarias para hacer este trabajo como querríamos. Somos papás, no profesionales, por mucho que lo intentemos. Pequeños paseos Sin embargo, también hay cosas positivas: durante el confinamiento algunos de nuestros niños han podido dar paseos muy cortos gracias a la orden del Ministerio de Sanidad y no han sufrido insultos como ha pasado, por desgracia, en otras ciudades. Es de agradecer que poco a poco se empatice cada vez más con las diferentes necesidades de este colectivo, y se les tenga en cuenta. Además, y pese al estrés que como decía nos ha supuesto el hecho de tener que convertirnos en terapeutas y profesores de nuestros hijos, la atención telemática que han recibido desde las asociaciones ha cumplido una función muy importante. Las terapeutas han sido un pilar fundamental, no solo...

Queremos compartir con vosotros un proyecto de FESPAU que pensamos puede resultaros de utilidad en estos momentos complicados. Con la intención de poder contribuir al bienestar de las personas con TEA en esta situación de confinamiento, hemos adaptado nuestro programa de regulación emocional para personas con autismo MindfulTEA con el objetivo de que podáis poner en marcha juntos algunas de sus prácticas de forma fácil y sencilla desde vuestras casas. Cada vídeo de la sesión consta de dos partes: primero una pequeña introducción donde un experto en Mindfulness de las entidades colaboradoras del programa explica brevemente el propósito de la práctica y el material necesario, y, a continuación, el desarrollo de la sesión total acompañada de los apoyos visuales correspondientes. La sesiónes de Automasaje de todas las prácticas las dirige Mónica Valero, profesora universitaria del máster de Secundaria de Orientación educativa e Innovación, en la UNIR. Fundadora de Volandocometas.com, centro dedicado a la formación mindfulness en familias y personas con TDAH y TEA y al desarrollo de proyectos educativos de bienestar. Doctoranda en Psicología. Profesora acreditada del programa mindfulness MYmind, dedicado a la intervención de TDAH/TEA y profesora de Mindful Parenting, por la Universidad de Ámsterdam. Investigadora y ponente de congresos naciones e internaciones sobre esta temática. Para los apoyos visuales de todas las prácticas hemos contado con Paula Villena Bolinches, Neuropsicóloga de ASTEA Henares, Máster en Piscología Infanto-juvenil por el Instituto Superior de Pisocología Clínica y de la Salud y Máster en Neuropsicología por la AEPCCC | Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo Conductual.   Sesión 1: Práctica de la jirafa y la tortuga. La Práctica de la jirafa y la tortuga la dirige José del Valle, psicólogo sanitario de la Universidad de Sevilla, Máster en Neuropsicología y Guía de Mindfulness, foma parte del Centro de Psicología PsiqueON. Pincha en la imagen para acceder al vídeo. Apoyos visuales en el siguiente enlace: https://bit.ly/MindfulTEA_Apoyos_1   Sesión 2: Práctica de la vela. La Práctica de la vela, la dirige Almudena Vázquez Albarrán de Mindfulness Badajoz....

POR EL PLENO DERECHO HUMANO A LA SALUD, SIN DISCRIMINACIONES NI EXCEPCIONES Y CON ENFOQUE DE GÉNERO, PARA LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD. El 3 de mayo celebramos el Día Nacional en España de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, fecha que conmemora su ratificación en el año 2008 por parte de España, formando parte desde entonces de manera plena del ordenamiento jurídico español. El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad CERMI propusó el año pasado esta fecha de manera oficial, que fue aprobada por el Consejo de Ministros. Con motivo de esta celebración, el CERMI ha elaborado un manifiesto en el que se centra en el "derecho humano a la salud, sin discriminaciones ni expceiones y con enfoque de género para las personas con discapacidad." FESPAU, como miembro del CERMI, hacemos nuestro el manifiesto y las reivindicaciones que en el se exponen. Puedes descargar el manifiesto en el siguiente enlace Manifesto_CERMI_3_mayo  y su versión en pictogramas realizada por Autismo España manifestocermi_3mayo_pictos.  ...

En el Día Internacional del Trabajo, varias entidades de la federación entre las que se encuentran AUTRADE, SURESTEA, AVPA y ACTRADE han querido dejar su testimonio sobre sus necesidades mas urgentes y de cómo se han tenido que adaptar a la situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos. Desde la federación queremos poner en valor el trabajo que realizan los trabajadores pese a todas las dificultades que están encontrando. Te lo contamos en el siguiente vídeo:        ...

"Aunque el confinamiento puede llegar a hacer perder algunos de los avances conseguidos a las personas con autismo, no debemos olvidar que tienen mucho que aportar y que todas las experiencias inclusivas suponen un aprendizaje mutuo" afirma Helena Gandía, Orientadora Técnica de FESPAU. Dificultades de adaptabilidad, flexibilidad y entendimiento. Estos son los rasgos que las personas con autismo ven incrementados en esta época donde el confinamiento abre y cierra, de forma ordinaria, todo tipo de conversaciones. El sufrimiento personal en aquellos que padecen trastorno del espectro autista (TEA) puede llegar a hacer perder los avances conseguidos tras meses de terapia, advierten desde la Federación Española de Autismo (Fespau), por lo que es esencial mantener un contacto asiduo con aquellos profesionales con los que ya se trabajaba o buscar ayuda experta en el caso de que no existiera con anterioridad. Buscar actividades con sentido, aquellas que se hacen con un fin, es clave para llevar el enclaustramiento obligatorio, así como participar de todas aquellas iniciativas que busquen la inclusión de este colectivo en la sociedad, como la obra de teatro, ahora en forma de radioteatro, estrenada el 24 de abril y titulada También estás aquí. Las personas con autismo necesitan la rutina más que cualquier otro individuo. Este es el mensaje que Helena Gandía, la directora del departamento de orientación técnica de Fespau, enfatiza a lo largo de la conversación mantenida con este medio. Ensayo del montaje teatral 'También estás aquí'. ARCHIVO "Algunas personas con TEA pueden no estar entendiendo muy bien por qué no pueden salir a la calle, ver a sus terapeutas, ir a sus centros escolares o hacer las actividades de siempre, por lo que las familias y terapeutas están haciendo un esfuerzo enorme para que lo comprendan de la forma correcta", agrega la psicóloga de Fespau. Más de un mes de confinamiento ha hecho que aparezcan ciertos riesgos en este sector de la población, lo que puede desembocar en que aquellas personas que no exteriorizaban...